Ley de Emergencia Económica

Noticia VOLVER

Novedad Legal

El 21 de diciembre de 2019 el Senado convirtió en ley la “Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la Emergencia Pública” (la “Ley de Emergencia Económica”) en virtud de la cual se declara la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social hasta el 31 de diciembre de 2020.

La ley dispone un aumento sustancial de impuestos y de los derechos de exportación y otorga amplias facultades al Poder Ejecutivo con el doble objetivo de incrementar el gasto social y lograr un alivio en la deuda pública, a través de una renegociación con los acreedores externos.

Los principales aspectos de la Ley de Emergencia Económica son los siguientes:

(i) Deuda pública: a) se faculta al Poder Ejecutivo a llevar adelante las gestiones y actos necesarios para “recuperar y asegurar la sostenibilidad de la deuda pública”, lo que implica una autorización para iniciar el proceso de renegociación de la deuda pública; y b) se faculta al Gobierno nacional a emitir letras del Tesoro denominadas en dólares estadounidenses y entregarlas al Banco Central a cambio de reservas en dólares estadounidenses, las que podrán ser usadas exclusivamente para pago de servicios denominados en USD.

(ii) Energía: a) se suspenden los aumentos de tarifas y se faculta a renegociar la revisión tarifaria integral vigente o iniciar una revisión extraordinaria de conformidad con lo dispuesto en las Leyes Nº 24.065 y 24.076, dentro del plazo de 180 días, propendiendo a la reducción de la carga tarifaria. Asimismo, se invita a las Provincias a adoptar medidas similares en sus jurisdicciones; y b) se dispone la intervención por 1 (un) año de los entes reguladores de gas natural y electricidad.

(iii) Derechos de Exportación: se faculta al Poder Ejecutivo a disponer nuevos aumentos de retenciones a las exportaciones –en adición a los ya establecidos– que no superen la alícuota del 33% del valor imponible o del precio oficial FOB. Para las mercaderías que no estaban gravadas hasta el momento la alícuota no podrá superar el 15%; para los productos agroindustriales de economías regionales y para los bienes industriales y servicios no podrá superar el 5%; mientras que para hidrocarburos y minería la alícuota no puede superar el 8%.

El Poder Ejecutivo Nacional deberá poner en marcha mecanismos de segmentación y estímulo tendientes a mejorar la rentabilidad y competitividad de los pequeños productores y cooperativas afectados por el aumento en los derechos de exportación.

(iv) Impuestos:

a) Bienes personales: se aumenta el impuesto sobre los bienes personales, modificando las sumas fijas a pagar y las alícuotas aplicables (que llegan hasta el 1,25% para las personas humanas y 0,5% para las participaciones accionarias en sociedades argentinas) delegando en el Poder Ejecutivo la facultad de duplicar la alícuota respecto de los bienes situados en el exterior. La reforma grava los derechos inherentes al carácter de beneficiario, fideicomisario (o similar) de fideicomisos (trusts o similares) de cualquier tipo constituidos en el exterior, o en fundaciones de interés privado. El impuesto se regirá por el criterio de residencia fiscal - conforme se prevé en la ley del impuesto a las ganancias - y se deja sin efecto el criterio del domicilio.

b) Compra de moneda extranjera: se crea un impuesto de emergencia, por un plazo de 5 años, del 30% sobre las compras en moneda extranjera (con exclusión de medicamentos, libros y plataformas educativas), el atesoramiento en esa moneda, la extracción o adelanto en efectivo en el exterior, adquisición de servicios en el exterior a través de agencia de viajes del país y adquisición de servicios de transporte de pasajeros con destino al exterior. El impuesto será pagadero para compras que se efectúen a partir de la publicación de la reforma.

c) Ajuste por inflación: el reconocimiento parcial del ajuste por inflación se extiende de tres a seis ejercicios.

d) Impuesto sobre los débitos y créditos: se duplica el impuesto sobre los créditos y débitos bancarios sobre extracciones en efectivo que efectúen personas jurídicas (excluidas las PYMES).

e) Plazos fijos: se exime del impuesto a las ganancias a los intereses sobre depósitos en cuentas locales no reajustables.

f) Impuesto a la renta financiera: se deroga el impuesto cedular para los rendimientos que obtengan personas humanas y sucesiones indivisas respecto de depósitos bancarios, títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores a partir del período fiscal 2020. Se amplía el alcance de la exención de valores negociables con oferta pública en mercados autorizados por Comisión Nacional de Valores a partir de 2020. Para los rendimientos de títulos públicos y obligaciones negociables podrá optarse por compensar los intereses o rendimientos del período 2019 con un menor costo computable que deberá ser disminuido en el importe del rendimiento.

g) Impuesto a las ganancias: se suspende hasta el 31 de diciembre de 2020 la reducción de alícuota del impuesto a las ganancias para las entidades que obtienen rentas de tercera categoría, por lo que se continuará aplicando la tasa del 30% y del 7% en el caso de distribución de dividendos.

h) Impuestos internos: se aumenta el mínimo exento en los impuestos internos para la venta de ciertos bienes tales como automotores y se aplica una alícuota del 35% cuando el precio de venta supere los $ 2.400.000; y

i) Moratoria: se establece una moratoria con condonación parcial de intereses y multas para el pago de impuestos adeudados por las PYMES.

(v) Aportes previsionales, planes de retiro e incrementos salariales: a) se suspende por 180 días el régimen de movilidad social vigente y se faculta al Poder Ejecutivo a fijar trimestralmente las actualizaciones de haberes jubilatorios atendiendo prioritariamente a los sectores de más bajos ingresos. Dentro de igual plazo, el Poder Ejecutivo evaluará la sustentabilidad económica y financiera de los regímenes previsionales especiales; b) se faculta al Poder Ejecutivo a fijar salarios mínimos con alcance general para el sector privado eximiendo de aportes y contribuciones a la Seguridad Social sobre esos incrementos; y a efectuar reducciones sobre aquellos en determinadas jurisdicciones o respecto de ciertas actividades.

(vi) Sociedades: se suspende, hasta el 31 de diciembre de 2020, la aplicación del artículo de la Ley General de Sociedades que dispone la obligación de disolver las sociedades que tengan patrimonio neto negativo.

(vii) Sistema de salud: a) se otorgan amplias facultades al Ministerio de Salud para impulsar un plan federal que promueva la equidad, el acceso y la calidad en la atención de la salud de la población; b) se faculta al Ministerio de Salud a establecer un sistema de monitoreo de precios de medicamentos e insumos del sector de salud y de alternativas de importación directa y licencias compulsivas y obligatorias, para evitar desabastecimiento o alzas irrazonables; c) se establecen exenciones transitorias de derechos de importación para determinados productos; y d) se restablece un programa destinado a garantizar la provisión de insumos y medicamentos esenciales a través de centros de atención de la salud provinciales o gubernamentales (“Remediar”).

(viii) Reasignaciones presupuestarias: se amplía la facultad del Jefe de Gabinete de Ministros de disponer reasignaciones presupuestarias.

Finalmente, en la misma sesión el Senado aprobó la suspensión del pacto fiscal del año 2017 hasta el 31 de diciembre de 2020 en virtud del cual se había acordado, entre otros, una baja paulatina del impuesto sobre los ingresos brutos sobre ciertas actividades y una reducción del impuesto de sellos. Se espera que en esta semana la Cámara de Diputados convierta en ley esta suspensión.

En caso de requerir alguna información adicional sobre la Ley de Emergencia Económica, no dude en consultar a María Inés Corrá, Ariadna Artopoulos, Esteban Carcavallo o Tomás M Araya o a su persona de contacto en Bomchil.